Este fin de año brinda por el mejor regalo: volver a estar juntos

A lo largo de sus 278 años de historia, el champagne ha marcado los pequeños y grandes momentos de celebración de la humanidad. Fue su efervescencia lo que sedujo a Madame de Pompadour, la confidente de Luis XV, y deleitó a las cortes reales de Europa. Fue su efervescencia lo que marcó en los años 70 las noches de la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54, donde celebridades como Andy Warhol se dejaban fotografiar a menudo junto a una hielera con una botella de Moët & Chandon a punto.

Y es esa misma efervescencia la que amparó la vuelta al mundo de nuestro globo aerostático –el que aterrizó en el Palacio de Versailles en 1993, justo a tiempo para la celebración de nuestros 250 años– pero también el que puso la chispa en la iluminación de la Estatua de la Libertad en 2006 y en el majestuoso árbol de navidad que iluminó las noches de la sudafricana Ciudad del Cabo en 2017.

Ahora que termina 2021 y que la efervescencia guía al mundo a unirse para festejar el hecho de estar juntos, es momento de erigirnos en grandes anfitriones para recibir en casa a nuestros seres queridos. Es momento de abrir el champagne, cuya mineralidad contrasta tan bien con los mexicanísimos romeritos con mole y constituye un complemento perfecto para las tortitas de camarón. Es momento de servirlo en copa de vino blanco para potenciar su oxigenación y así apreciar mejor sus aromas. Moët & Chandon contribuirá a todo ello con su icónico espíritu de celebración, nos ayudará a hacer un brindis por un nuevo año en el que nos abrazaremos: un brindis por estar juntos.

Asimismo, este año refrendamos nuestra tradición de crear una pop-up store emblemática, ocurrencia mágica que llena de emoción cada año a los visitantes de Palacio de Hierro Polanco, así como de sumar otras mini pop-ups en los Palacios de Santa FeDurango y Perisur en la Ciudad de México. En ellas, Moët & Chandon se desplegará como lo que es –el sinónimo celebración y generosidad– al permitir a los asistentes personalizar en forma sorprendente sus regalos de fin de año.

Las pop-up stores de Moët & Chandon ofrecerán a partir del 1º de diciembre de 2021 y hasta el 31 del mismo mes experiencias inolvidables para hacer más disfrutable la temporada decembrina de compras, y para obsequiar a los seres queridos regalos con un toque personal que nos permitan celebrar el hecho de estar juntos.

Además, será posible personalizar con el nombre de un ser querido o con una palabra entrañable sus regalos de dos variedades de Moët & Chandon –Impérial y Rosé Impérial–ofertadas en estuches de temporada realizados en metal –disponibles también en puntos de venta selectos de todo el país como La Europea, City Market, Vinos América y Vinoteca, entre otros–, lo que permite conservar el champagne a la temperatura idónea incluso dos horas después de haber terminado de enfriarlo. Asimismo, en días seleccionados, podrán sumar al champagne que regalen galletas de jengibre para decorar, chocolates, palomitas de maíz con sabores de temporada o esferas personalizadas para adornar el árbol.

Con su acostumbrada arquitectura de interiores memorable, las pop-up stores de Moët & Chandon constituirán un hito de estos festejos de fin de año, ante el que muchos querrán fotografiarse para celebrar el más efervescente de los placeres: el hecho de estar juntos.