«Bioluminiscencia» explora la trata de personas con visión femenina

De acuerdo con el Informe Mundial sobre Trata de Personas de UNODC, el 50% de las víctimas sufre explotación sexual y el 38% es sometido a trabajos forzados, como mendicidad y actividades criminales, entre otros. Este delito también es uno de los más graves que se da actualmente en nuestro país y es precisamente el que pone en el candelero la compañía Fábrica de Arte Tlaxcalteca a través de la puesta Bioluminiscencia.
 
La trama de esta obra surge a raíz de que la dramaturga, Anita Ángeles Reyes Butrón, ve como una de sus amigas, presa del miedo de ser una desaparecida más, se va al extranjero para ya no volver; por lo que la escritora reflexiona sobre el tema y, en lugar de huir, decide escribir una historia que nos lleva a la sororidad referente a esta situación.

A manera de visibilizar a las mujeres desaparecidas, que son el eje central de este montaje, los rostros de varias de ellas están impresos en los carteles que se utilizan en la escenografía –a excepción de la actriz protagonista–, porque esta situación, desgraciadamente, es una realidad y como tal hay que presentarla.
 
Bioluminiscencia cuanta con la dirección escénica desde la perspectiva de una mujer que mira a otras, se identifica en ellas, se repele en el violentador, se encuentra en ella misma y comprende a las víctimas. Los diversos elementos se relacionan en la escena: actrices, escenografía, vestuario, sonorización e iluminación buscan provocar en el espectador una sensación de constante alerta; mismo estado en el que las mujeres viven a diario, camino a la escuela, trabajo o a casa.

Ya hemos visitado varios estados, como Hidalgo, Xalapa y Tamaulipas, donde hubo unas críticas muy fuertes porque nos dijeron que allá también sucedía, porque no solo hay desaparecidas en Tlaxcala, sino en todo el territorio nacional. Por ahora estamos buscando donde poder presentarnos luego de estar en el teatro Sergio Magaña

Irakere Lima Barrientos, directora de «Bioluminiscencia»

La directora añade que es necesario que el público juvenil reflexione al respecto porque, desafortunadamente, nadie está exento de que esto le pueda pasar. Es importante que el espectador haga un análisis de lo que está sucediendo, sobre qué estamos haciendo como sociedad, como individuos y sobre esta lamentable situación que se vive en todo el país.
 
En esta puesta, la música también es un factor de mucha importancia; se toca en vivo, pero, además, el músico tiene un simbolismo, porque él se convierte en un personaje que representa a la sociedad que da su opinión, pero no se involucra, que se queja, pero no llega a la acción.

Bioluminiscencia cuenta con las actuaciones de Griselda Muñoz, Sagrario Bahena Zempoalteca y Alfonso Lucio Delgado, bajo la dirección de Irakere Lima Barrientos. La dramaturgia es de Anita Ángeles Reyes Butrón.
 
En el equipo creativo se encuentran María Dorantes (diseño y realización de vestuario), Jesús Giles (diseño escenográfico), Jorge Luis Tlatoa (iluminación), Pablo Avelino Rodríguez (musicalización) y Laura Elisa Ogarrido (imagen gráfica). La producción general es de la compañía Fábrica de Arte Tlaxcalteca.
 
Bioluminiscencia se presentará del 17 al 27 de marzo en el Teatro Sergio Magaña.