«Solo quiero hacerte feliz», una comedia como reloj suizo

¿Qué problemas familiares puede provocar un amor prohibido? La respuesta la puedes obtener al visitar el Foro Lucerna para disfrutar de la comedia «Solo quiero hacerte feliz». Donde está pequeña gran pregunta explora un sin número de nudos que se tendrán que ir desheredando poco a poco.

Tras dos años de pandemia, por fin Pablo Perroni, junto a Juan Cabello, pudieron reponer esta obra, lo cual debe significar en un enorme agradecimiento por parte del público y un orgullo para la cartelera teatral mexicana. Si buscas olvidarte de tus problemas y pasar un rato de risa en risa está es la oportunidad perfecta, donde cada situación presentada sobre el escenario provocará una carcajada inmediata en cada espectador.

La historia completa de «Solo quiero hacerte feliz» se plantea en tres escenarios: sala, jardín y comedor. Cada obra ofrece un punto de vista diferente de un fin de semana caótico, compartido por tres hermanos y sus parejas en la casa de campo familiar. El público puede, a manera de detective, juntar todas las piezas. En la trama se develan secretos, mentiras, escándalos y vergonzosas interacciones que ocurren dentro de esta familia disfuncional. 

En esta ocasión nos tocó vivir la última. Dónde Ana ya estaba lista para irse de viaje por un fin de semana y olvidarse de todo pero este increíble plan se vino abajo con la llegada de su hermana Sara, quién la convenció, casi obligándola, a quedarse. Neto, un enamorado contraído de Ana, solo tiene su mundo en los animales, son los únicos seres que llaman su atención aunque eso sí, es un poco distraído, tanto que ni él se ha enterado de lo que siente por Ana.

Mauricio le hace honor a su nombre, solamente le falta apellidarse Garcés para cumplir con el parámetro. Aunque está pequeña característica es la que resolverá nuestra pregunta inicial.

Sin lugar a dudas, «Solo quiere hacerte feliz» va más allá del título de un libreto llevado al teatro, es el fiel reflejo de lo que sucede con el espectador, estar por casi dos horas cien por ciento feliz.

Las actuaciones de Mariana Garza, Pablo Perroni, Mariana Gaja, Mario Alberto Monroy, Yuriria del Valle y Carlos Rangel son exactas, donde hasta el más mínimo movimiento lo hacen con la precisión de un reloj suizo para que desencadene en la siguiente acción y que el conjunto de las mismas provoque las risas, incluso carcajadas, del público asistente.

Aquí es donde se nota la mano de un buen director de escena, en este caso, debemos subrayar la importancia y valor de Juan Ríos Cantú quien como relojero supone colocar cada una de las piezas en el lugar correcto para que su avance sea el idóneo.

Una vez que vives una de las tres obras, te quedan ganas de ver las otras dos para conocer la respuesta a nuestra pregunta en el principio.

Sólo quiero hacerte feliz se presentará los viernes a las 20:30 h (Comedor), sábados 18:15 h (Sala) / 20:45 h (Jardín) y domingos 13:00 h (Comedor) / 17:00 h (Sala) / 19:30 h (Jardín), los boletos en preventa estarán disponibles hasta el 31 de marzo en la taquilla del teatro o a través de Ticketmaster.